miércoles, 18 de julio de 2007

Fonera brickeada...

   ...Y arreglada!. Hace ya tiempo, intentando instalar un nuevo firmware en una de mis foneras hice lo que comúnmente se conoce como brickear, vamos, que me la cargué. Buscando un poco de información en los foros leí que con un cable serie la podía conectar al ordenador para intentar recuperarla.

   Mi circuito es una pequeña adaptación del que encontré y no está tan currado pero para el uso que le iba a dar es más que suficiente. El material que utilicé y el precio fue:
  • Placa protoboard: Tenía una en casa de alguna práctica de la facultad, así que esto me lo ahorré. También se puede utilizar una placa perforda pero hay que soldar y no me apetecía mucho ;-).
  • 4 condensadores electrolíticos de 1 µF: 0,20€ cada uno.
  • 1 condensador electrolítico de 10 µF: 0,20€.
  • Chip Max232: Para controlar la comunicación por el puerto de serie. También tenía uno de otra práctica.
  • Cable de audio de un lector de cdrom: Lo usé para desarmarlo y conectarlo a los pines de la fonera de una manera fácil.
  • Cable serie o conector para el PC y tres hilos: En mi caso tenía el cable y lo que hice fue cortarlo para engancharlo a la placa.


  •    Después de un rato conectando cables según el circuito lo tenía listo para probarlo. El cable que sale por abajo es el que va a la Fonera y el de arriba es el cable serie que va al ordenador. Después de conectarlo todo, el circuito quedó:

       Y seguí este magnífico post para conectarme por el cable de serie a la fonera y poder instalarle de nuevo el firmware oficial de Fon. Después de eso, seguí mi propio post (qué pronto se olvidan las cosas) para instalarle dd-wrt y ya está recuperada y funcionando de nuevo :-).

    Como dicen en el anuncio: "condensadores, placa protoboard, cables,... unos pocos euros. Pasar una tarde entretenido y recuperar una fonera... no tiene precio".

    2 comentarios:

    Alex dijo...

    Impresionante!!

    Iván dijo...

    Gracias Alex,

    si alguna vez te cargas alguna de las tuyas ya sabes quien te la puede arreglar.

    Saludos, Iván.

    Publicar un comentario