domingo, 5 de julio de 2009

Viaje a Nueva York (II)

Día 3 (Domingo): Misa Gospel y cambio de planes por la lluvia
   El domingo era el día indicado para ir a Harlem. Cogimos el metro y nos fuimos para allí. Qué contraste!, después de haber visto un Nueva York cultural, un Nueva York con gran ambiente nocturno y con modernos edificios, Harlem parecía otra ciudad (y no sólo porque los únicos blancos éramos los turistas).
   La iglesia elegida fue la Metropolitan Baptist Church de la que mi mujer había oído hablar muy bien en algún foro. Llegamos demasiado pronto porque en la web ponía una hora distinta a la real y tuvimos que esperar bastante rato bajo la lluvia. Dimos una pequeña vuelta y justo coincidió que ese domingo había una fiesta de la bicicleta por todo Manhattan aunque quedó un poco empañada porque estuvo lloviendo (y mucho) durante gran parte del día. La misa nos gustó pero a la vez nos decepcionó porque había muy pocos "locales" y estaba totalmente orientada a los turistas. Tal vez era por la iglesia o tal vez tuvimos mala suerte ese día, el caso es que en poco más de una hora nos fuimos dispuestos a meternos en otra iglesia para poder comparar. Al final tuvimos que desistir de la idea porque estaba lloviendo muchísimo y mi mujer se caló los pies. Lo pasamos un poco mal por la decepción de la misa, además estábamos lejos del metro, calados y no paraba de llover. El día lo teníamos planeado para estar en la misa gran parte de la mañana, comer en Harlem (habíamos oído hablar muy bien del restaurante Sylvia's) y por la tarde ver St. John The Divine, la universidad de Columbia y la zona norte de Central Park.


   Finalmente tuvimos que cambiar los planes un poco desilusionados, nos fuimos a comprar unas Nike para mi mujer y luego estuvimos en los famosos almacenes Macy's (el paraíso de las compras para las mujeres). No olvidar pasarse por la zona del lateral entre las plantas 1 y 2 con el DNI o el pasaporte para que nos den la tarjeta con el 11% de descuento para extranjeros. También tuvimos nuestra primera toma de contacto con el Empire State Building (de lejos), vimos el Madison Square Garden y alrededores y ya por la tarde nos fuimos al hotel a cambiarnos y descansar. El día no había salido como esperábamos y para colmo las nueva zapatillas le hicieron daño a mi mujer y la pobre llegó casi sin poder andar y pensando que al día siguiente no iba a poder recorrer la ciudad.

   Por la noche volvimos a salir a hacer más fotos y ampliar un poco la zona: la 42, Bryant Park, la biblioteca municipal, el Empire desde Bryant Park, el Chrysler,... y después de cenar al hotel a descansar.




Día 4 (Lunes): Distrito Financiero, Estatua de la Libertad y Puente de Brooklyn
   El lunes fue el día que elegimos para visitar la parte baja de Manhattan y su famoso distrito financiero. Como era un día de trabajo había mucha actividad y nos encontramos a bastante gente trajeada yendo a sus lugares de trabajo. Eso sí, todos, incluso las mujeres con falda llevaban sus deportivas puestas.
   Este día sin duda fue la ruta más larga de todas. Vimos el famoso toro de la bolsa, el edificio de la bolsa, Trinity Church, St.Paul's Chapel, la siempre triste Zona Cero, el ayuntamiento, los rascacielos de esta zona,... Además, mientras volvía a llover, visitamos la tienda Century 21st donde hicimos algunas compras (encargos) a buen precio. No nos importó traer encargos (aunque te quita tiempo del viaje), pero ojo, si no está exactamente el modelo pedido, qué hago?, uno similar?. En fin, creo que no volvemos a traer tantas cosas para la gente.





   Luego por la tarde cogimos el ferry a Staten Island y recorrimos el puente de Brooklyn bajo una intensa lluvia. Tuvimos la sensación de que el puente no acababa nunca. Parecía que ya llegábamos al final cuando todavía quedaba un buen tramo entre dos medianas de hormigón. Después para recuperarnos estuvimos descansando y tomando algo hasta que se hizo de noche para poder hacer alguna foto nocturna otra vez desde el puente... Este día acabamos reventandos de lo que andamos, además estuvo lloviendo intermitentemente durante todo el día y en ocasiones con gran intensidad. El puente de Brooklyn no lo disfrutamos tanto por este motivo, después de recorrerlo entero una vez; e ida y vuelta hasta la mitad por la noche para hacer las fotos, sólo queríamos llegar al otro extremo, coger el metro y volver al hotel... Aún así, el distrito financiero nos encantó y las vistas desde el puente fueron impresionantes.



Día 5 (Martes): Tribeca, ChinaTown, Little Italy, SoHo...
   De este día lo más destacable fue ChinaTown. En Tribeca prácticamente no estuvimos porque llovía y no había mucho que ver. Nos fuimos a ChinaTown y en el camino vimos algunas tiendas de ropa, Levi's sobre todo, que tenían muy buenos precios. Yo me compré unos Levi's 514 por poco más de 30€. Luego, andando por Canal St. se nos acercó la primera china para ofrecernos los famosos bolsos de imitación. Fuimos detrás de ella, bajamos las escaleras del metro y entramos por una puerta a un pasillo con dos puertas más donde había muchísimos bolsos y carteras. Regateamos un poco con las chinas y al poco ya teníamos un bolso y una cartera. Lo más curioso es que te lo dan en bolsas negras de basura para que no se vea lo que llevas dentro, pero sin embargo ves a mucha gente por la calle con las bolsas.
   Luego, seguimos a otro chino por otras calles, llegamos a una calle y nos dijo que esperáramos un momento. Yo pensaba que se iba a abrir alguna puerta de algún almacen. Nuestra sorpresa fue cuando se abrió la puerta lateral de una furgoneta, bajó una pareja y subimos nosotros. Ahí estábamos nosotros, agachados dentro de la furgoneta, rodeados de bolsos y carteras y con la única luz de una lámpara portatil porque todos los cristales estaban tapados. De ahí también salimos con otro bolso :-D. También fuimos a las típicas tiendas en las que en la trastienda tenían una puerta falsa que llevaba al almacen. Además de los bolsos, estuvimos viendo ChinaTown con sus tiendas con el género en la calle. Paseamos un poco y vimos las exclusivas tiendas del SoHo (sin comprar esta vez) y nos conectamos a internet en el AppleStore. Después comimos en Little Italy para cambiar un poco el tipo de comida. Nos hicimos un poco de lío al pagar, el camarero nos trajo primero el ticket y luego el recibo de la visa en el que no rellenamos correctamente los espacios para la propina y cuando nos marchamos el camarero puso mala cara... Por la tarde nos fuimos al hotel después de hacer una pequeña parada en el edificio de Friends.
   La verdad es que de todo, mi mujer se queda con la experiencia y lo curioso de las tiendas de ChinaTown, quedó encantada. Otra anécdota de esto es que en el hotel, revisando los bolsos para guardarlos en la maleta, vi que uno de ellos (un Chanel) tenía en un bolsillo interior un sobre con un libro de instrucciones dando las gracias por haber comprado el bolso, los cuidados que había que tener con él e incluso una tarjeta que aseguraba su autenticidad. Le dije a mi mujer que ese no era falso sino robado. Luego, examinando otro Chanel que compró, vi que también tenía el mismo sobre con las instrucciones y la tarjeta de autenticidad, pero me di cuenta de que el número de serie era el mismo para ambos bolsos. Si es que los chinos falsifican hasta el certificado de autenticidad! :-D.



   Por la tarde, a las 19:00 teníamos el Crucero nocturno por la parte baja de Manhattan. Tuvimos mucha suerte porque aunque había llovido gran parte del día, en el crucero no llovió nada y justo cuando salíamos y subíamos hacia el hotel para buscar algo para cenar empezó de nuevo a caer bastante. Respecto al crucero, elegimos el nocturno porque nos atraía la idea de ver la ciudad anocheciendo y luego completamente de noche. Por si no os habíais dado cuenta, nos encantan las fotos nocturnas y durante el crucero hice bastantes, algunas muy chulas. Yo se lo recomendaría a todo el mundo porque en lugar de ir a Liberty Island, con el Ferry gratuito es suficiente y este crucero nocturno es totalmente distinto. No obstante, supongo que la cosa cambiará bastante a partir del 4 de julio de este año cuando se abra al público de nuevo el mirador de la Estatua de la Libertad (recordad los despistados que está cerrado desde los atentados del 11-S).
   Cuando ya habíamos cenado y andábamos por alguna calle cercana al hotel, vimos que en un teatro había gente esperando alrededor de unas vallas. Nos asomamos y al rato vimos salir de un musical a Jane Fonda. Vamos, que este viaje incluyó hasta conocer a famosos!.


3 comentarios:

Euti dijo...

Tuvo que ser legendario el momento Chinatown xDDD

La verdad es que lo bueno que tiene un viaje a NY es que a poco que te muevas, ves cosas totalmente distintas, y disfrutas de muchas experiencias en una. Eso sí, tuvo que ser agotador.

PD: si yo voy con mi novia detrás del chino ese que os metió en una furgoneta, se pone a gritar hasta que venga el FBI :P

Iván dijo...

Hola Euti,

agotador no es fue la palabra. En mi vida había andado tanto, y eso que en otros viajes también hemos andado mucho.
No te creas que eso es muy seguro. Los turistas sabemos que los chinos no nos van a hacer nada malo porque sino se les acaba el negocio...

Saludos, Iván.

Daniel Prado dijo...

Buenas tardes,

Hace unos meses, he estado en Nueva York y he creado una guía de viajes, os dejo un enlace, pues supongo que pueda ser de mucha ayuda a la gente que está organizando un viaje a esta ciudad:

Guía de viajes sobre Nueva York

Por cierto, si echáis en falta alguna cosa importante por introducir, avisarme que intento completarla lo más posible.

Espero que le pueda servir a alguien.

Publicar un comentario