domingo, 13 de septiembre de 2009

Fotografía HDR

   Hace unos meses descubrí la fotografía HDR. Es una técnica que permite obtener fotografías completa y correctamente expuestas en su totalidad sin importar la diferencia entre luces y sombras. Es lo más parecido a captar una imagen tal y como lo hace nuestro ojo. Hay que destacar que es una técnica que tiene muchos detractores puesto que hay quien dice que desvirtua el verdadero arte de la fotografía ya que se basa en el post-procesado de las fotografías. En mi caso, estoy aprendiendo y probando, por lo que tampoco es que me decante hacia un lado u otro, simplemente exploro posibilidades.

   Para poder conseguir una fotografía HDR lo que vamos a hacer es realizar varias fotografías con distintas exposiciones para posteriormente fusionarlas en una. La forma más sencilla de realizar el proceso es con una cámara digital que tenga la opción de Auto Exposure Bracketing. En este caso, la cámara se encarga de hacer varias fotografías con distintos niveles de exposición. Lo más común es -2EV, 0EV y +2EV. Si nuestra cámara no posee esa opción (como es mi caso), todavía podemos hacer fotos HDR siempre que posea ajustes manuales. Otro elemento imprescindible es el uso del trípode para que todas las fotos sean exactamente iguales y el proceso de fusión se pueda realizar de la mejor manera posible.

   Después de la teoría pasemos a la práctica. En mi caso, hice 3 fotografías con los niveles de exposición antes comentados. Como se puede ver en las fotos, una de ellas está sobreexpuesta, la otra tiene unos niveles normales y la otra está subexpuesta

   El primer paso es fusionar esas tres imágenes. Existen varios programas para realizar el proceso y yo utilizo Photoshop CS3. En el menú File -> Automate se encuentra la opción Merge to HDR. Elegimos las fotos y después de unos segundos nos generará una imagen resultante de la fusión de las anteriores.
   Como se puede ver, el resultado es un tanto pobre en cuanto a los colores obtenidos. El siguiente paso es realizar un mapeo de tonos para obtener el resultado deseado. Para ello, utilizo un plugin para Photoshop (también existe como aplicación independiente) llamado Photomatix Tone Mapping. Este último paso va en función de los gustos de cada uno y de lo que deseemos obtener. Con esta técnica se pueden conseguir fotografías que parezcan muy reales y también otras totalmente irreales, casi como un "comic". Aquí dejo la imagen anterior después de aplicarle el filtro con valores distintos.
   En mi caso, soy más partidario de las imagenes reales y me quedo sin duda con la foto de la izquierda, pero hay gran cantidad de fotos muy similares a la otra e incluso más "forzadas".

   Como consejos finales recordaré el uso del trípode, fijar un iso bajo si nuestra cámara lo permite y utilizar el disparo retardado para no tocar la cámara cuando dispara y evitar que se mueva.

   Si queréis investigar más, en google hay infinidad de documentación, tutoriales, ejemplos,... Además, si queréis ver más fotos, con una sencilla búsqueda en flickr encontraréis cientos de miles.

2 comentarios:

Euti dijo...

Sencillo pero claro. Gracias por este post :)

La pena es que odio el Photoshop, principalmente por lo que cuesta. ¿Conoces alguna otra aplicación, a poder ser gratuita, que obtenga resultados similares?

Supongo que con GIMP se podrá, porque al fin y al cabo tiene plug-ins... A ver si la gran G se pone las pilas y actualiza Picasa para que lo apañe :P

Un saludete

Iván dijo...

Hola Euti,

con el Gimp seguro que no hay ningún problema para hacerlo, pero no me apaño con él y sólo lo utilizo para cosas mínimas.
No creo que google entre en ese terreno, tiene mucha competencia y al fin y al cabo picasa es totalmente distinto, está más pensado para almacenar y organizar fotografías que para retocarlas (aunque es cierto que tiene algunas pequeñas opciones).

Saludos, Iván.

P.D: A mi el photoshop me ha salido baratito :-P

Publicar un comentario